Return to site

7 Pecados al emprender

La mayoría de los emprendedores están familiarizados con el alto porcentaje de negocios pequeños que van a fracasar dentro de los primeros años. Los dueños de los negocios que sobreviven a los pronósticos te podrán decir que no lograron el éxito a base de pura pasión, para lograrlo tuvieron que un trabajar duro y en la mayoría de los casos, no pasó de la noche a la mañana.

Después de pasar la última década manejando su propio negocio de consultoría para negocios y corporaciones, Dana B. de Business Insider, nos comparte los 7 errores más comunes que ha visto en nuevos emprendedores.

1.No tener ahorrado lo suficiente como para mantenerse. Una de las razones por las cuales los negocios pequeños fracasan a los pocos años, no es porque el modelo de negocios no sea viable o el emprendedor no sea lo suficiente bueno como para hacer que el negocio funcione, si no es el hecho que la cuesta financiera termina ganando la batalla. La mayoría de los emprendedores simplemente se quedan sin dinero para mantener el negocio o ellos mismo antes de que el negocio se pueda mantener por si mismo

Tip. Crear un fondo destinado para mantenerte durante la etapa inicial del negocio. Se consiente que lo que pongas en este fondo, será lo que te quite presión en el primer o segundo año de tu proyecto.

2. Ser demasiado optimista durante la planeación. Muchos emprendedores caen en esta trampa, tienen una gran idea y convencen a sus familiares y amigos que será pan comido. Se aventuran solo para darse cuenta que había “pequeños detalles” que les faltó considerar en algunas área y lo que habían asumido no debio ser tan optimista después de todo y antes de que se den cuenta, el negocio que era pan comido está colgando de una cuerda. Se honesto contigo, estas subestimando el tiempo requerido para tener tu primer cliente? Estas sobreestimando la demanda de tu producto? Estas asumiendo que no hay riesgo al pensar que nada podría salir mal?

Tip: Encuentra de 3 a 5 personas completamente objetivas, que no sean amigos ni familia, y pídeles que jueguen al abogado del diablo para que te ayuden a encontrar vulnerabilidades y después trabaja en ellas.

3. No evaluar tu modelo de negocios. No todos incorporan un modelo de negocios en su planeación. Es muy fácil entender en general el concepto de tu negocio, pero es otra cosa empezar a arrastrar la pluma para evaluar objetivamente el modelo de negocio y su potencial en ganancias. La verdad es que tener una gran idea es solo el comienzo, esto no significa que se vaya a traducir en un modelo redituable.

Tip: Considera una incubadora de empresas para evaluar tu modelo de negocio y tener la opinion de expertos. La perspectiva de ellos puede hacer que tu estructura sea mas viable, o que tenga más sentido de negocio que el que tu habías establecido.

4. Intentar hacer todo Tú para ahorrar dinero. Si intentas hacer todo por ti mismo, no solo te vas a desgastar, tu negocio va a sufrir porque no tienes suficiente experiencia o expertise en cada área. Tu tiempo es dinero. Piensa en donde inviertes tu energía. Deberías estar mejorando el contenido de tu producto o servicio, creando relaciones con clientes claves o desarrollando credibilidad en la industria? Nadie puede hacer esto por ti. Una vez dicho esto, otros pueden desarrollar tu página web, crear las plantillas, sacar las copias y hacer algunas tareas administrativas, utilízalos.

Tip: La clave está en identificar que hacer tu y en que pedir ayuda. Una buena regla es que si no es parte medular de tus competencias en tu negocio, te llevara tiempo y hay proveedores que pueden darte el servicio a un precio razonable.

5. No estar dispuesto a trabajar como perro durante los inicios. Te puede sorprender la cantidad de personas que acaban de empezar un negocio y están en shock porque aún no ganan la millonada mientras trabajan medio día. Estas personas tienen la glamurosa idea que emprender es empezar en la cima y se saltan todo el trabajo. La verdad es que si quieres lograrlo tienes que estar dispuesto a pelear al principio. Esto puede significar tener un trabajo extra a tu proyecto,  cobrar poco o nada para ganar experiencia y te conozcan. También significa trabajar en las noches y los fines de semana

Tip: Antes de aventarte al mundo del emprendedurismo, evalúa realmente tu estilo de vida actual y date cuenta que los más probable es que tengas que recortar algo o todo tu tiempo libre

6. Poner el precio de tus productos muy alto o muy bajo. Es natural que quieras ganar terreno ante la competencia que ya tiene tiempo al bajar tus precios, pero debes de tener cuidado de que al bajarlos, no seas tomado en serio. En la otra mano no esperes cobrar $200,000 por un día y que te den el trabajo.

Tip: Haz una investigación de lo que los otros están cobrando. Es más inteligente ofrecer un buen precio inicialmente, darte a conocer, y después subir los precios con el tiempo. En muchos casos preguntarle al cliente cuando está dispuesto a gastar puede minimizar el riesgo de cobrar de menos o de más por tus productos o servicios.

7. No tener una estrategia de crecimiento. Todos conocemos  un restaurant que era excelente cuando inicio pero cuando empezó a crecer el servicio o la comida ya no fueron tan buenos,  después se crearon una mala reputación y eventualmente cerraron, no seas ese negocio.

Tip: Piensa como te gustaría crecer y desarrolla un estrategia cuando estés en tus inicios, aunque con el tiempo cambie.

http://www.entrepreneur.com/article/237270

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly